7 trucos para ahorrar al planificar tu boda

Casarse no es precisamente barato,  a no ser que busques una boda MUY íntima, supone un gasto
importante y, con íntima, nos referimos a casarte en tu casa, en pijama y con tu madre de compañía.  Si este es tu plan no hace falta que sigas leyendo, pero si buscas algo un poco más elaborado sin tener que recurrir a vender hasta el anillo de tu abuela, este es tu artículo. A continuación te proponemos 7 trucos para ahorrar al planificar tu boda, allá vamos:

  • Empieza por crearte un presupuesto y ten claro lo que estás dispuesta a gastar y lo que no,
    todos queremos una boda de ensueño pero la mayoría de veces no nos queda más remedio que
    priorizar. Aún así, no se trata de renunciar a todo aquello que quieres, pero sí es necesario tener
    en cuenta que después de la boda la vida sigue y si, por ejemplo, quieres una buena luna de miel,
    no te puedes gastar todo en el banquete.

 

  • Elige con cuidado la fecha de tu boda, lógicamente las bodas en invierno son más económicas y, si
    bien es cierto que para una boda en exterior el tiempo no acompaña precisamente, pueden ser
    igual de bonitas que en verano o en temporada alta. Cuanto menos solicitada esté la fecha que
    quieras más ventaja tendrás a la hora de negociar con los diferentes proveedores.

 

  • Piensa bien los invitados, cada uno supone un gasto adicional así que si estás buscando ahorrar
    puede que no sea buena idea invitar al amigo del primo segundo de tu tía la mayor. Cíñete a
    aquellos que realmente quieras en tu boda y no solo por el dinero, al final acabarás pasándotelo
    mucho mejor si sigues este consejo.

  • Elige un lugar (http://www.bodas.net/articulos/tips-para-elegir-el-lugar-de-celebracion-de-la-
    boda–c620) para la ceremonia y el banquete que te defina lo máximo posible, así te acabarás
    ahorrando dinero en la decoración. Si por ejemplo te decantas por una ceremonia al aire libre en
    un sitio muy verde igual puedes ahorrarte las flores.

 

  • Contrata a un wedding planner, al principio puede parecer un gasto adicional pero ten en
    cuenta que se trata de profesionales que están acostumbrados a organizar bodas en su día a día
    y por lo tanto no cometen los clásicos errores de principiantes, conocen a varios proveedores y
    son capaces de negociar los mejores precios. Además no solo te pueden ahorrar dinero sino que
    fundamentalmente ahorrarás en tiempo, y el tiempo es dinero, o eso es lo que dicen.

  • No empieces a añadir detalles que no te convencen completamente solo porque crees que es lo
    que toca o porque a otro le parezca divertido. Céntrate en montar la boda que a ti te guste
    dentro del presupuesto con el que cuentes, es bueno que busques detallitos originales pero solo
    los que a ti y a tu pareja os gusten de verdad.

 

  • Creatividad, creatividad y creatividad. Se puede ahorrar de infinitas maneras, las bodas DIY (do it yourself), ofrecen un millón de posibilidades distintas, diseña tú misma las invitaciones y envíalas a través
    de internet, escoge tú misma las flores y móntate tu propio ramo, cuelga carteles o fotografías
    como elementos de decoración. Si le pones interés no solo ahorrarás dinero, sino que tendrás
    una boda personalizada y completamente a tu gusto que será la envidia de todos.

Con estos trucos y ahorrando a la hora de comprar el vestido o con la comida, el presupuesto final de la
boda puede verse reducido de forma considerable, pero siempre recuerda que no se trata de que tu boda
sea barata y para ello tengas que renunciar a lo que siempre has deseado, sino de utilizar pequeños
truquitos para que sea algo más económica pero siga siendo la boda de tus sueños.