Hay muchos tipos de novias. Tantos como peces en el rio. Nosotros hemos hecho un estudio concienzudo y pormenorizado de cuales son las características que más se repiten en cada una de ellas. Asi que, identifica qué tipo de novia eres y si te apetece escríbenos contándonoslo todo. todito todo.

 

LA NOVIA PEDOLA

Dice que no va a beber en su boda pero al primer Martini que le acercan lo coge como si fuera un águila. Sus amigas se hacen fotos en el cocktail pero ella, mientras saluda, va viendo alguna bandeja de cervezas para darse un buen trago antes de entrar. La entrada al banquete la hace de milagro porque se imagina una línea imaginaria en el horizonte y trata de seguirla, aparte de que el novio la coge con fuerza. Se sienta a comer pero no come sino que llama a sus amigas para que provoquen otro brindis. Mientras tanto, su suegra la va ojeando por el rabillo del ojo pensando para sus adentros…” ay, Dios, llevame pronto».

Un vez hecho el brindis, los amigos del novio lo buscan para tomarse la primera “cazalla” (espirituosa de gran arraigo en la Comunidad Valenciana), cosa que ella también se apunta con ellos. Si alguien no ha notado que la novia lleva buena tajada, ella se encarga de alumbrarlo al respetable cuando se levanta, y sin consultar a nadie y antes del primer plato, se lleva a su novio de la solapa y comienza a dar besos, abrazos y decir que los quiere a todos. El tio Paco se levanta y le dice “Que novia más guapa” y ella se lanza contra él dando un salto tan grande que le coloca sus piernas en los sobacos del paco (valga la redundancia).

Comienza la Orquesta pero ella está a lo suyo. Antes del vals la pillamos con un “chintoni” que no quiere soltar y dando besos atronadores a los mayores que se despiden. A la segunda canción ya está encima de las mesas y su novio, ya marido, persiguiéndola de una a otra. Una vez la consigue bajar, ya coge el micro y quiere cantar todas las canciones, se las sepa o no. Le pone el «la la la» a todas las letras. Sube a sus amigas y organiza ella la fiesta… Una vez amanece, y la Diamonds desmonta, aún está abrazada al cantante dándole las gracias por lo que ha disfrutado.

LA NOVIA » EEEEEHHHH, RELAJAOS TODOS, TRANQUILOOOOOOS»

Esta novia recuerda que se va a casar 15 días antes de su boda. ¡No pasa nada! Busca en el Google y llama a las empresas que le salen en primer lugar. Cuatro llamaditas y listo: a un salón, a una tienda de vestidos de novia, a una orquesta y a una agencia de viajes. Nosotros las reconocemos enseguida: Nos llaman diciendo que se casan en un par de semanas y cuando nos llevamos las manos a la cabeza, ellas nos tranquilizan: “Pero chico, si aún quedan muchos días”.  Delegan en ti para la elección de las canciones de protocolo, incluso del vals y no vuelves a recibir una llamada nunca más.

El día de la boda se encuentra relajada en el sofá viendo la tele, mientras los familiares van llegando. Con las prisas se le olvida ponerse cosas del traje y pregunta a que hora era lo de la iglesia. Como no, llega tarde.

El día de la boda se deja llevar por los tiempos que marca el maître del salón y la orquesta y nunca pone un “pero”.  Durante el baile desaparece y no hay manera de encontrarla. ¿El problema de ser una novia relajada? ¡Que se te olvide que te casas y dejes al novio plantado!

LA NOVIA «ATACÁ»

Esta novia siempre está atacada de los nervios imaginando lo que pasará si a la orquesta se le olvida la segunda estrofa de su canción preferida, si al jefe de cocina se le olvida poner el perejil en el plato de la carne, si el cura no hace gárgaras con clara de huevo antes de la ceremonia para tener el color de voz perfecto para darles el sí quiero…

¿Cómo las reconocemos? Nos llaman cada día durante meses para recordarnos las mismas cosas, asegurándose de que todo nos queda claro, e incluso nos llaman 10 minutos antes de casarse para darnos instrucciones de su plan B por si algo falla.

 

LA NOVIA PESADILLA 

Cuando tenía 5 años ya jugaba a las bodas y lleva planificando ese momento desde entonces. Tiene claro cada minuto de lo que va a pasar en ese día y tiene contratado un equipo de Wedding Planners. Se encarga de detalles como el color del papel en que los cocineros leerán las recetas, el grosor de la cuerda de la guitarra de la orquesta, la canción que sonará en la entrada de su primo segundo cada vez que entre en el baño, etc.

¿Creéis que nos cuesta reconocerla? Nos llama para reservar la orquesta 3 años antes, cambia la elección de las canciones cada semana, pudiendo incluir hasta 30 canciones de protocolo entre entregas de ramos y demás; y nos hace quedar con ella unas 20 veces para explicarle acorde por acorde todo lo que vamos a tocar.

LA NOVIA PEPIS

Cuando llega ella, tiene que estar todo a su gusto. Hace un barrido con su ojo escáner y lo primero que levanta es el dedo indicándole al primer camarero que se acerque. Le dice que porque el salmón del canapé no es de Noruega, sino de Pakistan. Después va indicando al fotógrafo que haga fotos bonitas. No deja al novio ni hacerse una foto con sus amigos porque lo coge de la oreja para que esté con ella al lado.

En el banquete, entra sin sonreir pero apúntandose todo lo que ve para después decírselo al metre. Le ha dado un listado de 24 canciones para poner a la orquesta entre ramos, ligas, sorpresas, detalles a amigos, tunas y no para de levantarse. Llama todo el rato al metre para quejarse y decirle que las gambas saben a rio y las almendras saladas no tenían el punto exacto de cocción. La cara del novio en todo momento es de mártir.

Una vez comienza la música se queja de que esta fuerte, para acto seguido quejarse de que esta bajita. Le indica al cantante que le dijo que cantara chiquilla cuando aún no ha acabado ni el primer pasodoble. Pulula por todo el salón viendo quien se ha dejado el regalito de bodas. Repasa de arriba abajo y uno a uno los trajes que se han puesto sus amigas en su boda. Y observa si el pendiente está a juego con el tacón. No sonríe ni una vez durante toda la fiesta.

 

 

LA NOVIA FELIZ

Esta novia dio con una revistilla de Diamonds y siguió el planning propuesto para la planificación de boda. Gracias a ello, llegó a todo a tiempo y pudo ir disfrutando de casa cosa. Ante todo siempre ha tenido claro que lo principal iba a ser disfrutar de su día.

¿Es fácil identificarla? Llovió el día de su boda y se puso a bailar y cantar “I’m singing in the rain”; en la entrada al altar dio un traspié y se cayó, y ella mismo subió el vídeo a youtube; la tarta se derrumbó… ¡encima de ella cuando iba a cortarla! y aprovechó para hacerse unas fotos graciosas en el photocall embadurnada de tarta.

Estas novias son las que más disfrutan, las que tienen más anécdotas que contar y las que más felices serán en sus matrimonios.

 

Buscamos las mejores anécdotas de las bodas, escríbenos al correo info@grupodiamonds.com y cuentanos que fue lo más divertido que pasó en tu boda.  Tranquila, puedes permanecer en el «bicarbonato» si lo deseas.

 

Join the discussion 4 Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.